Bienvenidos.

Violencia de Género.

De niñas, jugamos, reímos, quisimos ser mayores, hicimos trastadas, lloramos por heridas, nos caímos y volvimos a levantar, pataleamos, soñamos, tuvimos miedo...
Sin embargo, ahora, mírate. Ahora no lloras por una herida en la rodilla, ahora lloras por una herida en el corazón. Ahora caíste, pero aún no has levantado. Ahora pataleas, pero nadie te escucha. Ahora no sueñas porque tus miedos se apoderan de tus sueños. ¿Qué es de tu vida?, el príncipe que soñabas de pequeña resultó ser el monstruo del armario al que tanto temías. ¿Y ahora?, mira tu rostro, descompuesto por miles de golpes de alguien que no te merece. Mira tus manos, no están creadas para satisfacer sus caprichos, ni para secar tus lágrimas cuando él te maltrata. Tienes demasiado valor, para rebajarte a él. Él no es un hombre, ni un príncipe. Él, es un cobarde, es nada. ¿Crees que merece la pena seguir así?, cuatro lágrimas y dos estúpidas palabras, no hacen nada, no van a curarte todas las heridas que tienes, no van a sanar a tu mente, ni a tu corazón. Sé que es difícil y que puede resultar demasiado fácil decirlo. Pero debes pensar por tu propia felicidad, debes LUCHAR, por tu propia felicidad. Haz que tus gritos se escuchen, que tu ayuda se atienda, no temas, recuerda; si no lo haces tú, no lo hará nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario